+598 99 327 351 [email protected]

Loguéate

Registrarme

Luego de crear una cuenta, podrás tener acceso a todos tus pagos realizados cuando quieras y otras informaciones
Nombre de Usuario*
Contraseña*
Confirma tu contraseña*
Nombre*
Apellido*
Email*
Teléfono*
País*
Al crear una cuenta estas de acuerdo con nuestras Políticas y condiciones

Ya eres miembro?

Loguéate
+598 99 327 351 [email protected]

Loguéate

Registrarme

Luego de crear una cuenta, podrás tener acceso a todos tus pagos realizados cuando quieras y otras informaciones
Nombre de Usuario*
Contraseña*
Confirma tu contraseña*
Nombre*
Apellido*
Email*
Teléfono*
País*
Al crear una cuenta estas de acuerdo con nuestras Políticas y condiciones

Ya eres miembro?

Loguéate

12 formas de salir de la zona de confort

¿te ha pasado de sentirte un poco vacío? ¿de ver pasar los días como si fueran gotas de lluvia, todos iguales? ¿de sentirte asfixiado por la inevitable rutina? Probablemente sea porque necesites salir de la zona de confort.

Déjame decirte algo, no es necesario que te vayas a vivir a la India a aprender meditación, o que te propongas correr una maratón de 15 km de un día para el otro. Si comienzas así será demasiado vertiginoso.

Te conviene empezar haciendo pequeños pasos por fuera de la pecera para irte probando, es decir ampliar tu zona de confort de a poco y ya verás lo que es el inmenso mundo de probabilidades que se abre delante de ti.

¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort es algo omnipresente que se puede aplicar a cada cosa que haces. Puedes estar dentro de tu zona de confort en como piensas sobre ciertos temas, en los lugares que frecuentas o hasta en la forma en que te duchas.
Lo que verdaderamente marca el hecho de poner un pié por fuera de tu pecera es EL CAMBIO.

Cada vez que eliminamos la posibilidad de cambiar algo estamos refugiándonos en nuestra pecera. Buscamos así la famosa «estabilidad» o «el control» que está bien para algunas cosas, pero no para todo.

Pequeños pasos que puedes dar para ampliar tu zona de confort:

1) Despierta a una hora diferente y sal a caminar por tu barrio:

Seguramente veas cosas que no sueles ver ya que en ese horario estarías durmiendo. Y además nunca sabes que puede suceder cuando desequilibras la rutina, cosas como tener una idea nueva o ver desde otra perspectiva la rutina de otras personas para pensar en como mejorar la tuya.

2) Dedícate un par de horas a hacer lo que se te de la gana:

Olvídate de lo que deberías estar haciendo, del reloj, del orden, de tus «tengo que».Simplemente detente y piensa en algo que tienes ganas de hacer, no lo pienses mucho, tan solo hazlo. Tenemos que poner fin al mundo de la inmediatez.

3) Tira o regala algo que no utilices:

Muchas veces no logramos deshacernos de algo por más que no le demos ningún uso. Sentimos que estamos perdiendo algo cuando en realidad estamos ganando espacio en nuestra casa y sobre todo en nuestra mente. Prueba tirar algo que pienses que necesitarás en un futuro para algo. Te asombrarás con la cantidad de cosas que conservamos y que jamás utilizaremos para nada.

4) Cambia las cosas de lugar:

Prueba cambiar la posición de la cama en el dormitorio o dar vuelta el sofá en tu comedor y ponerlo en el lado opuesto. Siempre será bueno tener que adaptarte a algo nuevo por más pequeño que sea el cambio.

5) Pasa más ratos contigo:

Intenta tener ratos largos en los que evitas las distracciones cotidianas como prender la tele, mirar las conversaciones de wapp o hablar por teléfono. Dedícate a hacer algo para estar conectado con tigo mismo, por más aburrido o ilógico que parezca. Observa el cielo, medita, lee un libro en silencio. Esto ayudará a que pienses diferente tus acciones y empieces a enfocarte en las cosas que más resultados te brindan.

6) Aprende algo nuevo para salir de la zona de confort:

En el momento que te decidas y comiences a aprender una destreza nueva te darás cuenta la gran parte de la vida que te estabas perdiendo por vivir en «piloto automático». Aprender en gran parte es lo que le da sentido a la vida. Puedes empezar natación, anotarte en una escuela de baile, tocar un instrumento o lo que sea. Recuerda que lo más importante no es lo que decidas empezar sino de hecho empezar algo.

7) Conoce personas nuevas:

Tenemos la costumbre de juntarnos siempre con las mismas personas y eso está genial. Pero olvidar que hay otras personas con otras visiones y opiniones puede que haga que pierdas un poco la objetividad. Busca grupos de facebook sobre asuntos que te interesa, participa y comenta las publicaciones; frecuenta lugares diferentes como eventos o movidas culturales en donde puedas conocer gente nueva.

8) Lee sobre otras culturas y lugares del mundo:

Puedes comprar un libro de viajes o leer blogs en donde puedas conocer sobre como son las costumbres y culturas en otras partes del mundo. Quizás también puedas aprovechar el tiempo para comenzar a planificar un viaje a el lugar de esos que más te interesó. Leer sobre lugares diferentes te abre la mente y te invita a replantear tu zona de confort.

9) Hacer algo sin importar como vaya a salir:

Intenta pensar que es posible hacer algo profesional por más que no seas un profesional en ello. Hacer un álbum de fotografías, cocinar una buena receta, cantar con la guitarra, escribir poesía. Te sorprenderás al ver que poniendo todo tu empeño, no estás tan lejos de hacerlo bien y que solo es cuestión de práctica.

10) Dile que sí a la próxima invitación que recibas:

No lo pienses mucho y solo ve ¿qué tienes para perder?

11) Cuestiona tus acciones dos veces:

Muchas veces hacemos las cosas por el mismo camino por el simple hecho de que es la forma que conocemos de hacerlo. Prueba ser flexible, intenta hacer las cosas de otras manera. Resiste el impulso de hacerlo igual que siempre e intenta dar vuelta la tortilla, verlo desde otra mirada.

12) Haz algo por alguien más:

Es muy fácil caer en el individualismo en la sociedad moderna que vivimos, tanto que por momentos parece que fuera poco productivo hacer algo que no nos beneficie directamente. Sin embargo, dedicar parte de tu tiempo a ayudar a alguien o hacer eso que tienes prometido pero no has tenido tiempo es una de las cosas que más sorprende en resultados positivos. Prueba y verás.

Estos son solo 12 ideas de pasos que puedes poner en práctica para comenzar a ampliar tu zona de confort, pero puedes intentar cuantas te dé la gana. Recuerda que salir de la zona de confort es la mejor forma de crecer como persona y conocer más sobre tu mismo. ¿si no lo pruebas como lo sabes?

Puedes ver más información sobre la zona de confort o «pecera» como le decimos en Serena Blues viendo nuestro Documental «The Real Me»

Nuestras Historias

Queremos motivarte a salir de tu pecera y viajar por el mundo, para eso, nada es mejor que los relatos de las experiencias de otros viajeros ¡[email protected] a nuestro Blog!

Comentarios recientes