fbpx

8 razones para viajar a Colombia

Conocí a varios colombianos que se destacaban por su calidez y ese acento tan simpático, y siempre me contaban maravillas de su país. Desde entonces viajar a ese lugar con costas al pacífico y al caribe, con un clima perfecto, con su cálida gente, sus miles de variados paisajes y sus hermosas playas…era un sueño.

Unos años después ese sueño se cumplió, y ahora uno de nuestros proyectos es vivir ahí.


Me acuerdo de mis primeras impresiones al llegar a Medellín: un acento “paisa” dando la bienvenida, un clima primaveral muy agradable, un par de sonrisas, aromas frutales, colores fuertes, y un ambiente de fiesta que te invitaba a tomar una cervecita Colombia bien fría en El Poblado.

Cuando hablo de Colombia mucha gente me pregunta: “¿Pero no es inseguro?”
Después de ir varias veces puedo decir que eso es un mito que quedó en el pasado. La seguridad ha mejorado mucho y se puede recorrer tranquilamente, claro que como en todos lados, con el sentido común de todo viajerx.


Hay algo de este país que me enamoró y es que hay lugares con los que uno se conecta, sea por la energía o por identificarse con la gente, algo de mi está en muy buena conexión con el segundo país más feliz del mundo.
Creo que algunas de las razones pueden ser éstas:

8 razones para viajar a Colombia

1- Su naturaleza y diversidad de paisajes

Si hay algo de lo que disfruto es de poder conectarme con la naturaleza. Salir de la ciudad y perderme en un bosque, una playa, un campo, lo que sea que tenga aire puro y mucho verde. En Colombia si hay algo que sobra es el color verde.


Con el 10% de la fauna y flora del planeta, Colombia es el tercer país más biodiverso del mundo, después de Brasil e Indonesia. Se nota por sus riquezas naturales, variedades de especies y de ecosistemas, que la hacen única en el planeta.
El país cafetero tiene una ubicación privilegiada y un tamaño extenso lo cual permite abarcar varias regiones con una geografía muy variada.

La aerolínea low cost Viva Colombia te lleva en tan solo 40 minutos desde el Eje Cafetero hasta la costa del Caribe. También viajando por tierra, en tan solo unas pocas horas cambian los climas, los acentos, las comidas, las costumbres.

Cuando fui pude notar esto recorriendo lugares con paisajes muy distintos: pasé por las montañas de Medellín, el parque natural de Tayrona con su increíble vegetación y preservadas playas, por el caribe y sus playas, por el desierto con mar, por la selva, por lugares declarados patrimonio de la humanidad.
La verdad es que me quedé impactada con su naturaleza. Parques Naturales, los Santuarios de Fauna y Flora, las Reservas Naturales, es increíble pero lo tiene todo.

Sin dudas de los lugares que más me marcaron por sus maravillas naturales y que recomiendo a cualquier persona que necesite desconectarse de la ciudad (y de todo) son:

1- El Parque Tayrona es de los lugares más increíbles de este mundo. Ubicado en la Sierra Nevada de Santa Marta, con 15.000 hectáreas de las cuales 3000 son mar.

                       ¡Felices al haber logrado terminar la caminata y llegar al paraíso!

Ni bien empieza la caminata por ese sendero en el medio de la selva tropical rodeado de palmeras que bordea el mar ya se siente una energía única; y cuando llegas a esa playa parece que te encuentras en una película.

Tayrona, está repleto de hermosas Playas vírgenes de arenas blancas y aguas cristalinas, bosques y manglares, cascadas y restos arqueológicos. Además allí vive parte de la tribu de los indígenasTayrona, quienes administran el Parque (no son los únicos que lo administran). Una combinación de naturaleza virgen, mística, selva, fauna y flora increíble. Y pasar la noche en sus hamacas con vista al mar sin luz es una de las mejores experiencias que viví en mi vida. Aquí puedes ver en éste post mucho más sobre el  Parque Tayrona.

 2- La Ciudad Perdida:
Otra maravilla de la naturaleza, también en la imponente Sierra Nevada de Santa Marta, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la cultura indígena Teyuna.
Hacer este camino durante 5 días fue otra de las mejores experiencias que viví. Totalmente puro y sin contaminación, sin señal, sin wifi, solo los animales, los paisajes y las distintas comunidades indígenas que habitan allí. Además de los otros miles de viajeros que caminan para llegar a la Ciudad Perdida.


Es un desafío personal de 46 kms en 5 días, una aventura cansadora y reconfortante al mismo tiempo. Llegar a ese lugar donde aparece una ciudad de piedra en el medio de la selva es sin dudas el regalo mayor.

3- Playa Blanca:
Nunca había visto el Caribe ni aguas tan claras de esas que ves en las revistas. Soñaba con llegar a esa playa de película y sentir el agua cálida donde pudiera verme los dedos de los pies y bañarme hasta la noche.
Fue cuando llegué a Playa Blanca, en la Isla Barú, que ese sueño se me cumplió.
Iba llegando la lancha cuando el agua cada vez se hacía más turquesa y más calentita.
Arenas limpias finas y blancas, aguas transparentes caribeñas, y una fila de hospedajes sobre la arena me acapararon la vista en un segundo.


Como en Tayrona y en la Ciudad Perdida, no hay electricidad en Playa Blanca, salvo por generador y hasta las 6 de la tarde, lo cual a mi gusto lo hace mucho más místico y especial. Salir a caminar en la noche por la orilla con los barcitos a la luz de la vela es único.

4- Medellín:
Como les conté, el lugar en donde me quedaría a vivir. De hecho aún está en nuestros planes.
Es una de las ciudades más innovadoras, ya que se ha esforzado por reconstruirse con mucho éxito. Su gente tan orgullosa con la cultura paisa, las mejoras en la educación, las condiciones del transporte con un metro que la recorre de punta a punta, y claro un excelente clima siendo la “ciudad de la eterna primavera”.
Por algo miles de extranjeros recorren sus calles, hostels y bares. Totalmente recomendable.

5- Río Claro:
Una reserva natural ubicada en Antioquia a 150 km de Medellín. Ideal para estar en pleno contacto con la naturaleza, con su bosque tropical y su río de aguas cristalinas. Uno de los cañones de mármol más hermosos de Colombia.

2- Su cálida gente:

Lo primero que me llamó la atención de Colombia fue la calidez de su gente, esa simpatía que los caracteriza. Se dice que son de los más amables de Sudamérica, y que son de los países más felices del mundo (el segundo según varias encuestas). Y se nota. Creo que el clima, la salsa y las playas les contagian esa buena vibra que se siente al llegar al país.


Además su gente es muy diversa y de mente abierta. Al estar en la entrada de América del Sur, fueron llegando muchas etnias diferentes, desde pueblos de América, colonos, hasta africanos. La diversidad no se da solo en sus paisajes sino también en la población: afrodescendientes, indígenas variados, etc.
Incluso dentro del país hay una gran diferencia de tradiciones, costumbres y culturas. La cultura “paisa” de Medellín no es la misma que la de los “rolos” de Bogotá o que la de los “costeños” en la costa. Sin dudas la mayoría de los colombianos saben bailar salsa y les gusta el café. Y cuando se entra a una salsateca con gente local, ya se nota que son gente muy alegre y aún más cuando bailan. Incluso la mayoría siempre están dispuestos a enseñar pasos iniciales a los extranjeros.
Es fascinante todas las cosas que se pueden aprender de su gente, y esa diversidad cultural y pluralidad de etnias es de las mejores cosas que tiene Colombia.

3 – Sus frutas exóticas:

Levantarse y tener un señor en la vereda que vende piña, jugo de naranja recién exprimido, limonada, papaya, carambola y varias frutas más es de lo mejor que me pasó en Colombia.
O levantarte en el Parque Tayrona con el ruido del mar e ir al único lugar para desayunar y hacer la fila esperando por las señoras que sirven licuados de tomate de árbol, de piña, de maracuyá, fresas, moras, o de lulo, no tiene precio.

El tomate de árbol es mi favorito. Es una fruta que no tiene nada que ver con un tomate, pero tiene un gusto delicioso. Es un fruto natural de los Andes Suramericanos, y aporta diversos beneficios para la salud.
El lulo es mi otro favorito, es un poco ácido pero exquisito, y también tiene muchísimas buenas propiedades para la salud. Sinceramente una de las cosas que más extraño cada vez que vuelvo de Colombia son el lulo, el tomate de árbol, el mango y la piña oromiel.

4 – Su clima:

Colombia tiene lugares donde el clima es estable y agradable casi que todo el año.
Tiene una gran diversidad de climas que van desde fríos a 0 °C en las cumbres de las montañas, hasta los más calurosos a 35°C en las costas.
Es un clima cálido, propio de la zona tropical. En la zona de las costas, Medellín y la Sierra Nevada el clima es hermoso durante la estación más seca (Dic a Abril y Julio-Agosto). Aunque la zona de las costa a veces puede ser bastante caluroso, pero para eso están las playas.
Si tengo que elegir un clima, sin dudas elijo el de Medellín: “La ciudad de la eterna primavera”, donde no hace ni frío ni mucho calor.

5- Sus playas:

Colombia es un país con una costa privilegiada ya que tiene tanto playas del caribe con aguas turquesas y arena blanca como playas del Océano Pacífico. En total hay como 300 playas, para no aburrirse nunca!

Personalmente mis playas preferidas de Colombia son Playa Blanca en Isla Barú, Isla Grande, Playa del Cabo San Juan del Guía en el Parque Tayrona, Playa Bahia Concha en Tayrona, las playas de las Islas del Rosario y Playa Dorada en La Guajira. Aunque hay muchísimas playas hermosas más como como Nuquí y Capurganá en Chocó, en el Pacífico.

6- Porque si te gusta bailar y salir de rumba, es tu lugar

La alegría de su gente se contagia y se nota por la variedad de fiestas que se celebran a lo largo del año. Desfiles, ferias, trajes típicos, carnavales, carreras, bailes típicos, festivales. Casi siempre me topé con algún evento cargado de su cultura tan colorida. Y sin duda salir de rumba en Colombia es otra gran experiencia. Sobre todo los lugares donde están los locales bailando salsa, una experiencia imperdible. Aquí se baila de verdad,  si te dejas llevar podrás divertirte mucho con ellos.

Hay muchos puntos clave para salir de Rumba como Cartagena donde retumban las paredes del centro histórico con la salsa. O en Medellín, hogar de los grandes reggaetoneros del mundo y por lo tanto ideal para salir de rumba.

Y quién dice que no volverás a casa enseñando unos pasitos o palabras nuevas, con la piel de tono más caribeño.

7 – Su música:

Me acuerdo que en la costa no había costeño que no se despertara con su radio escuchando una champeta o una bachata bien alto,  y se durmiera con ella. Sinceramente en todos lados se escucha música, en el taxi, supermercado, en la calle, en el transporte público. La música varía mucho según la región pero sí es algo que los caracteriza.
Los colombianos llevan el ritmo y la música en la sangre.

8. Tienes muchas opciones de actividades al aire libre.

¿Te gusta hacer senderismo por la montaña o por la selva?
¿Recolectar café y vivir el proceso de su producción en una auténtica finca?
¿descender de una reserva natural haciendo rafting por un río?
¡Todo esto y mucho más lo tienes en Colombia!

Sin dudas Colombia es un país que lo tiene todo.
Por eso “el riesgo es que te quieras quedar” como dice el slogan de su campaña publicitaria.
Aventura, naturaleza, gente increíble, tranquilidad, y un sinfín de experiencias únicas por vivir.

Y una ventaja más de viajar a éste país…Colombia es uno de los más económicos de Sudamérica.
En cualquier lugar podrás encontrar los famosos almuerzos o correntazos donde se sirven menús abundantes con “sopita”, seco (plato principal con proteína), y bebida por unos 3 usd.
Además el transporte público es muy bueno y accesible. De hecho Medellín tiene modernos metros, tranvías y hasta metro cable para ascender a las comunas.

¿Te gustaría conocerlo?
Con nuestra experiencia viajando por esta ruta, y con el amor que le tenemos al país armamos un viaje en donde recorremos 10 destinos. Hacemos Medellín, Guatapé, Río Claro, Parque Tayrona, Salento, Valle del Cocora, Cartagena y Playa Blanca. Puedes ver más aquí: Colombia al Máximo.

2 comentarios en “8 razones para viajar a Colombia”

  1. Hola Camila me encantaría ir y creo que me quedaría a vivir si pudiera xq me gusta el calor y estoy sufriendo está ola polar . pero mi realidad se complicó xq la economía en Argentina está bastante complicada y se nos hace imposible x el cambio de moneda pásame el importe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.