+598 99 327 351 viajes@serenablues.com

Loguéate

Registrarme

Luego de crear una cuenta, podrás tener acceso a todos tus pagos realizados cuando quieras y otras informaciones
Nombre de Usuario*
Contraseña*
Confirma tu contraseña*
Nombre*
Apellido*
Email*
Teléfono*
País*
Al crear una cuenta estas de acuerdo con nuestras Políticas y condiciones
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Ya eres miembro?

Loguéate
+598 99 327 351 viajes@serenablues.com

Loguéate

Registrarme

Luego de crear una cuenta, podrás tener acceso a todos tus pagos realizados cuando quieras y otras informaciones
Nombre de Usuario*
Contraseña*
Confirma tu contraseña*
Nombre*
Apellido*
Email*
Teléfono*
País*
Al crear una cuenta estas de acuerdo con nuestras Políticas y condiciones
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Ya eres miembro?

Loguéate

7 cosas que nunca te contaron de vivir un viaje en grupo organizado

Viajar en grupo es una de las experiencias más gratificantes y enriquecedoras que conozco. Puedo afirmar esto luego de haber viajado con más de 20 grupos de viaje como Tour leader.

Eso si, quizás antes de hacerlo por primera vez tenía muchas dudas y creencias erróneas sobre esta forma de viaje.

Por eso mismo en este artículo quiero contarte estas 7 cosas que nunca te contaron de vivir un viaje en grupo organizado. Aquí vamos:

1) Que no eres más frágil por viajar acompañado, todo lo contrario:

Algunas personas tienen la errónea creencia de que si viajas en grupo es porque no te quieres lanzar solo al viaje o que eres un relegado social y no tienes con quién, o peor aún, que será extraño que viajes con personas en las que no confías que algo terrible podrá pasar.

Nada más alejado de lo que realmente sucede.

Cuando viajes en grupo te encontrarás con personas que realmente están buscando desafiar sus límites y que, en el fondo, lo que están buscando es compartir la diversión y los aprendizajes de la ruta con otras personas.

Y que, en la mayoría de los casos, son viajeros a los que les ha resultado prácticamente imposible coincidir con amigos y familiares para una fecha en común. Así que cansados de posponer y esperar por los demás, han dicho “me sumo a un grupo y chau, me voy a explorar esos lugares de una vez”.

Por eso es posible que te encuentres con personas interesantes en este tipo de viajes, y además, personas con las que tendrás cosas en común, como el sentimiento de aventura y de lanzarte por aquello que realmente tienes ganas de hacer.

2) Que te muestra exactamente que puntos tienes que trabajar para relacionarte mejor con los demás:

Viajar de esta manera resulta terapéutico. En algunos momentos sacas lo mejor de tu hacia afuera, y en otros, también lo peor.

En esta larga convivencia viajando (no son ni un día ni dos), el grupo funciona como un espejo de ti mismo, y si hay algo que tienes para aprender o mejorar, el grupo será el encargado de mostrártelo.

Puede que tu lección sea que debes aprender a escuchar más, o que debes relajarte y mostrarte más como realmente eres, o que debes ser más flexible con los puntos de vista que tienes sobre las cosas, y un montón de etcéteras.

Te puedo asegurar que viajar con desconocidos será un aprendizaje constante de gran valor. Cada grupo con el que he viajado me ha formado como persona y me ha dejado enseñanzas que no olvido.

3) Que en estos viajes encuentras amistades verdaderas (y también parejas verdaderas ):

La verdad es que un buen amigo puede aparecer en cualquier momento de la vida. Personas con las que eres compatible y que parece que el destino los hubiera puesto frente a ti por alguna razón.

Pero si siempre frecuentas los mismos lugares y con las mismas personas, digamos que la posibilidad de hacer un nuevo amigo se acota bastante. Sumarte a un viaje en grupo organizado es una oportunidad.

En estos grupos de viaje el 95 % de las personas que se suman lo hacen solos, eso hace que desde el primer día todos estén en las mismas circunstancias y que abrirse a contar sobre cualquier cosa que surja sea algo de sentido común.

Son un montón las personas que mantienen grandes amistades luego de un viaje en grupo y que hasta incluso encuentran en ese vínculo una salida en su propia rutina.

Y también suele pasar que se forman parejas durante estos viajes, lo he visto más de una vez.

¿Has visto nuestro documental «El viaje compartido»?

4) Que eliminarás prejuicios sobre los demás:

Durante los primeros días de un viaje en grupo todo es adaptación: llegas a un nuevo lugar, te encuentras con nuevas personas, comienzas a vivir los días de formas diferentes a lo que lo haces habitualmente.

Es aquí, recién salidos de la pecera, cuando instintivamente empezamos a interpretar todo en base a nuestras creencias y suposiciones, y donde algunos miedos salen a la luz.

Según mi experiencia, siempre te equivocas en lo que piensas automáticamente en las primeras interacciones con los miembros del grupo. A tal punto que entiendes que probablemente cuando estás en tu rutina también te suceda, es así que te lo replanteas y comienzas a cambiarlo.

La verdad es que esta intensa experiencia social de vivir un viaje en grupo organizado, le da a tu mente unas cuantas lecciones sobre las personas y las relaciones humanas. Viajar se trata en gran parte de aceptar.

5) Que si por alguna razón te encuentras mal por algo ¡tendrás un equipo a tu lado!

De los tantos días que he compartido viajando con personas nuevas, hubo uno que me quedó especialmente marcado y que refleja perfectamente lo que quiero transmitirte en este punto. Una vivencia que superó todo lo predecible y me dejó de boca abierta ante tanta cooperación por parte del grupo.

Estábamos en la reserva Río Claro en Colombia, haciendo una actividad llamada “La caverna de los Guácharos”. Es una actividad 100% aventura que es parte de nuestra ruta “Colombia al Máximo”

Primero nos capacitan unos guías especializados, luego nos ponemos nuestros cascos con linterna y comenzamos el trekking por un bosque hermoso hasta llegar a la entrada de la caverna.

Dentro de esta, son unos 500 mt de total oscuridad, caminando con el agua por la cintura y observando el interior de este gran templo de granito con todas sus extrañas formaciones.

De pronto, una de las chicas del grupo se puso muy mal, comenzó a temblar y quedo prácticamente paralizada. Resulta que era claustrofóbica y no nos había comentado nada, a pesar de que los guías habían mencionado que la actividad no era apta para claustrofóbicos.

Dos chicas del grupo que apenas la conocían, se pararon al frente, la tomaron una de cada brazo y caminaron con ella dándole ánimos hasta el final.

Durante el camino, los otros chicos del grupo también se acercaron a hablar y ayudar a calmar sus nervios. Para todos los que estábamos allí, el hecho de disfrutar de la aventura, quedó en segundo plano.

En todos los grupos con los que he compartido viajes hasta el momento, he aprendido que andar en “manada” tiene sus cosas buenas. Una de ellas es que cuando hay un problema las personas tienen la intención de ayudar antes que cualquier otra cosa. ¡Y eso se siente muy bien!

Así que ya sabes, si sales de la pecera, hacerlo acompañado tiene su buen soporte

6) Que en un viaje en grupo organizado tendrás dos viajes en uno:

Otra creencia común en las personas que jamás han probado viajar en grupo es creer que vamos todos agarrados de la mano.

Pero lo bueno aquí es que puedes desarrollar el viaje en grupo tanto como el viaje personal.

Durante estos viajes tienes varios días que tienes tiempos libres y la idea es que cada uno pueda hacer lo que desee, e incluso si quieres cambiar una actividad planificada por una que te haya surgido también puedes hacerlo sin problemas.

Los que armamos viajes en grupo sabemos que tener una caminata a solas por una playa, tirarte en un pasto y simplemente sentir a los pájaros cantar o tomarte un día entero solo para ti es gran parte de la aventura de conocerse.

Si viajas solo no tienes a un grupo, pero si viajes en grupo si puedes estar solo cuando quieras

7)     Las personas te inspiran tanto como los mejores paisajes:

Cuando compartes un viaje por más de una semana con un grupo, comienzas a profundizar en las conversaciones y a conocer las historias de viada de cada uno de tus compañeros.

Esto me parece un punto clave de esta experiencia ya que nos permite ver otras posiciones frente a la vida que no son solo las nuestras, así se abre la mente ampliamente.

Me he sorprendido en grande con los relatos y motivos por los que las personas viajan en la vida y me ha servido para concienciarme de que mucha veces vivimos rodeados de “abundancia” y no la vemos porque siempre estamos prestando más atención a lo que no tenemos.

Entonces ¿has aprendido algo de viajar en grupo que no sabías?

Déjanos tu mensaje aquí